Coolture Magazine

7 cosas que no hacías a los 20 años cuando empezaste a ir de festivales

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Los festivales de música de todo el mundo ya han desvelado los artistas que pasarán por sus escenarios. Habrá artistas y estilos para todos los gustos, desde el rock, hip hop, jazz, indie… ahora toca bailar, cantar y disfrutar.

 

En Barcelona tenemos el Primavera Sound, el más popular y más grande de Europa y el Sónar, el acontecimiento cultural que combina arte, vanguardia y experimentación. Pero no debemos olvidarnos del mítico Glastonbury o Pinkpop, Rock in Vienna, Download o el I-Days Festival.

 

14769287380_94d1b513e4_o

 

Ir a un festival es todo un ritual. Desde comprar la entrada, buscar alojamiento, como vivimos el festival o hasta donde nos ubicamos en los conciertos. Pero al igual que en la vida, no es lo mismo ir a un festival a los 30 años que a los 20. ¿O es que cuando tenías 20 hacías todo esto?

 

A los 30 ya debemos ponernos una alarma en el móvil para acordarnos de cuando comprar las entradas. No como a los 20 que sabíamos exactamente cuándo se iniciaba la venta de entradas y nos habíamos coordinado con todos nuestros amigos para que nadie se quedara sin entrada.

 

A los 20 íbamos a todos los conciertos, nos conocíamos cada artista y su discografía… A los 30 seleccionamos, elegimos, escogemos y seguramente repetimos nuestros grupos favoritos.

 

hzH

 

Ahora sabemos que ir a un festival requiere de su preparación: nevera para enfriar las bebidas, silla plegable, crema de sol y hasta botas de lluvia por si acaso. No como a los 20, que unas gafas de sol llamativas, collares de flores, litros del vino más barato y una roñosa colección de pulseras de festivales pasados era todo lo que llevábamos encima.

 

A los 30 hay una ruptura irreconciliable con los 20: el alojamiento. Si justo después de cumplir la mayoría de edad ansiábamos compartir intimidad y ducha fría con los otros miles de festivaleros, a los 30 no es así. Sabemos de lo importante que es una ducha caliente, una cama cómodo y siete horas de sueño… así que ya tenemos reservado desde hace semanas nuestro alojamiento en el hotel o apartamento más cercano con HomeToGo.

 

Tu yo primerizo sabe que, si quiere obtener un buen campo de visión en los conciertos, va a tener que usar los codos y la picardía. Tu yo maduro sabe que todo se basa en encontrar el lugar estratégico: un cubata en la mano, una zona algo elevada para ganar visión y una manta por si apetece disfrutar del concierto tirado a la bartola.

 

Las resacas. ¿Qué? A los 30 son mucho más duras eh. Si a los veinte las borracheras son parte del festival, a los 30 son un drama. Un cubata de más, una boca demasiado seca, un ardor horrible en el estómago y un buen ibuprofeno que frene la orquesta que tenemos en la cabeza.

 

dia-de-brasil_ambiente-2015_3

 

La comida no se ve igual a los 30 que a los 20. Ahora no falta TripAdvisor en nuestro móvil para saber dónde disfrutar de una buena comida en los restaurantes más valorados. A los 20, con unos sándwiches de bimbo y chorizo de nuestra madre ya nos iba bien.

 

Sea como sea, disfrutad de los festivales. A los 20, a los 30 y ¡hasta el más allá!