Aleix Aguilera

Navega con Café Kafka por los sabores del Mediterráneo

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

El verano ya ha llegado a Barcelona y se nota en el ambiente. El emblemático restaurante del Born, Café Kafka, también siente el buen tiempo y por eso ha preparado una selección de platos ligeros, frescos y con ingredientes de temporada que resultan perfectos para disfrutar en un día caluroso en la ciudad. La nueva carta se inspira fundamentalmente en la cocina mediterránea tradicional, que se actualiza a través de técnicas culinarias muy profesionales. Los platos típicos se renuevan para sorprender a los comensales, siempre respetando el delicioso sabor original. Para conseguirlo, se emplean productos frescos de la mejor calidad que el chef Maykel Z. Bustamante sabe combinar de tal manera que crea una experiencia gastronómica única.

 

Brandada de bacalao

Brandada de bacalao

 

La carta veraniega incluye novedades en todos los aspectos, tanto en entrantes como en principales, pasando por los llamados “raw” (crudos) y terminando con los postres. En cuanto a las propuestas para empezar, el Kafka ha apostado por una serie de opciones con pescado. La brandada de bacalao se presenta en una versión mucho más ligera y cremosa que la tradicional.

 

Boquerones fritos

Boquerones fritos

 

Cucuruchos de cangrejo imperial ruso

Cucuruchos de cangrejo imperial ruso

 

Pulpo glaseado con salsa mirin y miso rojo

Pulpo glaseado con salsa mirin y miso rojo

 

Otra propuesta fresca y picante son los cucuruchos de cangrejo imperial ruso, que mezclan el relleno con tomate y una ensaladilla propia de la casa. Más opciones para los amantes del pescado son los boquerones fritos, rebozados con una pasta crujiente y mezclados con espinacas y mayonesa de yuzu (especie de limón japonés muy cítrico y extremadamente aromático que aporta un gusto incomparable e intensifica el resto de sabores). La ensaladilla de arenque es una reinvención made in Kafka. De la original, conserva la patata y la zanahoria, que se combinan con el arenque y una mayonesa de clorofila, albaca y espinacas, que da un color verde muy vivo, y se coronan con huevas de salmón, que crean una textura crujiente en contraposición a la cremosidad del plato. Los pescados con toques más especiales incluyen el pulpo glaseado con salsa mirin y miso rojo, acompañado con un puré de patata muy ligero, al estilo Joel Robuchon y uno de los platos más espectaculares para este verano, caballa marinada con una mezcla de sal y azúcar y una melaza (almíbar) de vermut, clavos, cardamomo, jengibre y anís pernod. Además, se finaliza con racimos de ficoide glacial, una especie de planta pequeña comestible que se envuelve como en diminutas gotitas de agua, lo que le aporta una frescura única y hace que sepa ligeramente a mar, lo cual acentúa el gusto de todo el conjunto de ingredientes.

 

Bombones de foie y queso de cabra de la casa

Bombones de foie y queso de cabra de la casa

 

Entre el resto de los entrantes, encontramos el popular kale encurtido, con col lombarda, manzana, pepino y cardamomo. Algunos de los platos más famosos del Kafka la tortilla de ahumados con sofrito canario, que ha sido actualizada, y los bombones de foie y queso de cabra de la casa, elaborados a mano por el mismo chef con una técnica muy especial y acompañados de frutos secos, minimanzanas y miniperas. Por último, uno de sus tartars más apreciados se reinventa: el tartar de atún rojo se ofrece marinado con kinchi y mayonesa japonesa hecha artesanalmente por el chef con jengibre, mirin y vinagre de arroz, lo que le añade un toque amargo y a la vez cítrico.

 

Steak tartar

Steak tartar

 

Damos paso a los platos principales y seguimos con un tartar, esta vez de carne. El steak tartar del Kafka es único: la carne se corta a mano cuidadosamente en la cocina del restaurante y se baña con un marinado especial secreto, elaborado con más de 30 ingredientes que su chef no ha querido desvelar, aunque nos confiesa usar coñac y anchoas entre ellos. Los segundos que destaca Maykel Z. Bustamante son el arroz de anguila ahumada y algas y el morro de bacalao, ambos actualizados con presentaciones muy visuales y mezclas gastronómicas deliciosas que elevan aún más el sabor auténtico de los productos de primerísima calidad empleados. Otros platos principales nuevos son el meloso de ternera con puré de patatas Robuchon, el chuletón de vacavieja y las supremas de salmonete, aliñadas con una vinagreta de mosto rojo y acompañadas con manzana encurtida con cardamomo y una gelatina de yuzu.

 

Todas las opciones están pensadas para comidas ligeras y frescas en clave de verano, por lo que el Café Kafka también pone acento en sus propuestas “raw” (crudas), que resultan ideales para la cálida estación. Los carpaccios de ternera y de bacalao, este acompañado de un particular puré de verduras escalibadas, son dos de los platos que más bien sientan. A ellos se suma la nueva versión del ceviche, distinguida por su aliño de lima, naranja sanguina e hinojo.

 

Finalmente, llegamos a los postres, esa parte tan dulce y apetecible de las comidas que a menudo resulta más pesada con el calor. Para resolverlo, Café Kafka ha ideado “el falso huevo”, hecho con una cobertura de chocolate y caramelo muy ligera que actúa como cáscara, mousse de coco representando la clara y, para adoptar el papel de yema, unas gotas de refrescante zumo de mago. En conjunto, es un postre divertido, lleno de sabor y perfecto para el verano.

 

Disfruta del verano en la playa y tómate una pausa para comer maravillosamente en el Café Kafka. Sus propuestas para el buen tiempo son perfectas para saborear la cocina mediterránea de la forma más sorprendente, sin perderte ese sabor tan característico y gozando de ingredientes de primerísima calidad que, combinados por el chef, resultan en platos extraordinarios.