Coolture Magazine

Arqueólogos del baile y descubridores de joyas en Sónar 2017

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

En la programación de este año de Sónar destacan especialmente varios DJs que se caracterizan por ser verdaderos arqueólogos musicales, amantes de los sonidos olvidados y que dedican buena parte de su vida a rastrear en las tiendas de discos de todo el mundo para encontrar esas joyas que solo ellos tienen y que el resto de mortales solo podemos escuchar en uno de sus sets.

 

Entre ellos, quizás los más respetados y admirados por su amplísimo conocimiento y su asombrosa capacidad de enlazar perlas una tras otra son JD Twitch y JG Wilkes, más conocidos como Optimo, que este año serán los encargados de uno de los momentos clave del festival: el cierre del sábado en Sónar de Día. Dos días antes, el jueves, quien tendrá el honor de poner el punto final a la jornada será el británico Craig Richards, mítico DJ de la sala Fabric de Londres, que durante veinte años ha educado el gusto del público británico (y por ende, el del resto del continente) en materia de música de baile, moviéndose con maestría entre el deep house, el dub techno, el space disco y el funk abstracto.

 

Sónar de Día tiene el placer de recibir a dos mujeres que demuestran visión panorámica y gusto exquisito cada vez que se ponen detrás de una mesa de mezclas, cosa que –por suerte– hacen bastante a menudo: la alemana Lena Willikens, culpable en gran medida del culto que se le profesa al Club des Amateurs de Dusseldorf y selectora siempre sorprendente; y la neoyorkina Veronica Vasicka, responsable del sello Minimal Wave, DJ visionaria que conecta en sus sets lo mejor del lado oscuro de la electrónica del presente y el pasado. A ellas dos hay que sumar otro nombre fundamental entre los descubridores de gemas preciosas que estarán este año en Sónar, el noruego Prins Thomas, uno de los máximos exponentes del cosmic disco escandinavo, gran amante de los medios tiempos, la psicodelia, la komische music y el ambient planeador, además, por supuesto, de las hipnóticas espirales rítmicas de la tradición disco.

 

En esa misma línea, dos dúos destacan por encima del resto en Sónar de Noche. Por un lado el formado por Daphni & Hunee, el primero también conocido como Caribou, el segundo uno de los selectores más solicitados de la actualidad, ambos amantes de los sonidos de raíz africana, el calypso, el house y los tesoros enterrados de la música de baile de cualquier época y procedencia. Algo similar se puede afirmar de Beautiful Swimmers, el tándem que forman felizmente desde hace años Maxmillion Dunbar y Ari Goldman, auténticos especialistas en conectar los tracks más mutantes y menos convencionales del house, el disco, el techno, el boogie y el funk de los últimos 30 años en sesiones siempre exuberantes y brillantes.