Aleix Aguilera

La Segarra | Una escapada para los amantes de los productos de calidad y ecológicos

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

La Segarra es una de las comarcas que forman la Depresión Central Catalana, sus tierras han sido habitadas desde el Neolítico y esto ha conformado un patrimonio histórico que incluye restos de antiguas ciudades romanas, torres de vigilancia, villas amuralladas y castillos, pequeñas capillas y grandes santuarios. Así como, formas de arquitectura popular que hablan de una sabiduría mantenida a lo largo de los siglos.

 

La evolución de las formas de vida ha dado como resultado una gran cantidad de fiestas y tradiciones arraigadas en el quehacer antiguo, en el que se expresa la identidad de la comarca. Junto a estas manifestaciones de la cultura tradicional, la Segarra continúa creando nuevas fiestas y formas de ocio al ritmo de los tiempos actuales.

 

©Turisme La Segarra

©Turisme La Segarra

 

El patrimonio histórico, las tradiciones y las fiestas combinan bien con buenas comidas, buenas bebidas y productos de calidad salidos de la tierra y del trabajo de la gente. En la Segarra, la combinación es perfecta. Los obradores, los fogones y las mesas ofrecen productos de primera calidad.

 

La Segarra con un paisaje y una vida rurales poco transformados por la urbanización y la industrialización, fenómenos que se han concentrado en las principales poblaciones de la comarca, se caracteriza por tener una belleza intrínseca capaz de satisfacer los espíritus sensibles a los valores de la naturaleza, de la historia y de la vida rural.

 

La gastronomía a la Segarra

La Segarra acostumbrada a la autosuficiencia del mundo rural, todavía conserva formas autónomas de alimentación. Las características de la comarca configuran una cocina singular que aprovecha sus recursos naturales (cereales, almendras, aceite …) y los producidos en los huertos, los corrales, los obradores … dando una buena cocina, pastelería, dulces y alcoholes de primera calidad.

 

Pastoret004

 

Uno de los productos estrella son los productos de El Pastoret. Xavier Pont y Teresa Vallès fundaron la compañía en 1992, y empezaron con la producción casera de mató. En poco tiempo ya se repartía entre los vecinos, restaurantes y comercios de la zona.

 

Desde sus inicios, innovan en la elaboración de productos lácteos artesanales como mató, yogurts y quesos frescos. Fieles a su filosofía de potenciar los sabores y texturas tradicionales han conservado los procesos artesanales de elaboración que les permite mantener la originalidad de los productos hechos en casa.

 

Pastoret006

 

La empresa ha ido creciendo, y su catálogo de productos también. Con los años han ampliado y mejorado sus instalaciones -pasaron de la producción en un pequeño obrador a tener una de las fábricas más modernas de Europa-, han ido incorporando recetas familiares, como la del queso fresco o la del yogurt artesanal, y han desarrollado otras nuevas, como las de los Caprichos de Yoghourt o los Yoghourts Ecológicos. Además, Pastoret forma parte del proyecto de Gestión Sostenible Rural que busca fomentar una nueva cultura empresarial de respeto con el entorno, así como la implantación de políticas que garanticen el desarrollo sostenible del territorio.

 

Pastoret005

 

Yogures artesanales de alta calidad combinados con mermeladas, salsas y trocitos de fruta para ofrecer una alternativa sana y ligera a los postres. Así son los Caprichos de Yoghourt de la casa Pastoret, elaborados diariamente con leche fresca de vacas que pastan en libertad e ingredientes naturales y presentados en tarros de cristal. La gama de Caprichos de Yoghourt incluye seis variedades, por ejemplo, la de manzana al horno, que incorpora dados de esta fruta horneada y crocante de almendras, recuperando una antigua receta familiar. Hay también Caprichos de mango y frutas del bosque, de naranja y chocolate, de limón y hierbabuena. Cada uno los puede comer como quiera, pero están más ricos al comer las tres capas a la vez, sin remover. Sabores muy variados, para todos los gustos, pero siempre con mucha calidad.

 

Pastoret003

 

Su gama estrella y que, seguro que encantará a los foodies y a los amantes de los productos ecológicos es, precisamente su gama de yogures ecológicos. Los yogures ecológicos Pastoret, son elaborados con toda la calidad y sabor a la que Pastoret nos tiene acostumbrados, pero ahora 100% ecológico. Elaborados con leche de vacas que pastan en libertad, como todos sus productos, pero a partir de ingredientes ecológicos certificados para los que se preocupan por el origen de la materia prima.

 

En su gama eco de cristal encontramos cinco sabores: al estilo griego, de coco y piña, de mango, de arándanos y de plátano y galleta. Sin olvidarnos de la crema de chocolate ecológica en cerámica y de los nuevos formatos de 500g de yogur ecológico natural 0%, ecológico con plátano y yogur ecológico natural.

 

Pastoret007

 

Tierra de Castillos

El abundante número de castillos, torres, casas fuertes y villas cerradas que hay en la Segarra ha hecho, que, en ocasiones, la comarca se haya llamado ” Tierra de Castillos “. No hace falta decir que hay castillos en toda Cataluña, pero la Segarra concentra una notable cantidad de estos elementos, los cuales, además tuvieron históricamente una vida activa más larga que las fortificaciones de otros lugares. Las fortificaciones de la Segarra, en efecto, tienen su origen en la Edad Media, en el contexto de la expansión de los condados sobre la Marca o frontera Superior de al-Andalus, durante los siglos XI- XII.

 

A diferencia de otras fortificaciones de origen medieval del país, sin embargo, los castillos, fortalezas y villas cerradas de la Segarra permanecieron habitados y actuando como centros de dominio señorial después del final de la Edad Media. En la Segarra, el feudalismo se mantuvo con fuerza durante los siglos XVI, XVII y XVIII, por lo que muchas fortificaciones y los señoríos correspondientes perduraron hasta su abolición en pleno siglo XIX. Los castillos de la Segarra todavía nos hablan de unos tiempos duros que fueron, sin embargo, decisivos para el futuro del país.

 

Castillo de Les Sitges. ©rutasconhistoria.es

Castillo de Les Sitges. ©rutasconhistoria.es

 

Ruta de los Castillos del Sió en la Segarra

A mediados del siglo XI, la orilla del río Sió fue reconquistada a los árabes y muy pronto proliferaron castillos e iglesias que garantizaban la presencia cristiana. Así el río Sió convierte espacio de frontera en estas tierras además de área de comunicación social, cultural y económica.

 

La Ruta de los Castillos del Sió en la Segarra discurre básicamente siguiendo el curso de este río, en un itinerario que coincide plenamente con las líneas defensivas que se crearon en la Marca Superior a finales del siglo X y principios del XI, y nos ofrece una visión histórica y monumental de los castillos de frontera que se construyeron.

 

Se trata de un recorrido llano que se adentra en los paisajes de secano propios de la comarca de la Segarra, apto para todo tipo de excursiones familiares, tanto en coche, como a pie o en bicicleta.

 

El nacimiento del río Sió se sitúa en Gàver, municipio de Estaràs, en este se encuentra el Parque del río Sió con las fuentes. A partir de aquí el Sió inicia un recorrido de 77 km hasta desembocar en el río Segre, regando las comarcas de la Segarra, el Urgell y la Noguera.

 

Desde antiguo, la localización de agua era un elemento indispensable y estratégico para los asentamientos humanos, por lo que la ribera del río Sió acogió diferentes culturas. En época de reconquista proliferaron torres de defensa y, posteriormente, núcleos urbanos.

 

El agua del Sió fue utilizada como fuerza motriz de diferentes molinos de harina, de manera que se hicieron captaciones hidráulicas en diferentes puntos del recorrido.

 

Ruta de las mujeres

“El trazo de las mujeres en Tarroja” nos permite retroceder en la historia de Tarroja y de un modo especial en la historia de las mujeres, que desde siempre han sido los puntales de la familia, y desde su anonimato, protagonistas de la historia de nuestro país.
La idea que el lugar tradicional de la mujer es la casa y el cuidado de sus miembros está ampliamente consolidada, mientras que el hombre es el responsable de satisfacer las necesidades materiales de toda la familia. A pesar de que la mujer campesina trabaja en el campo y hace todo tipo de trabajos, el hombre se vincula al mundo laboral y la mujer en las actividades reproductivas y de apoyo al marido.

 

La imagen cultural de la mujer como ama de casa, esposa y madre, y transmisora de los valores religiosos y de la cultura tradicional no se acababa de ajustar realmente a la situación de muchas mujeres campesinas de clases populares que además de todo el citado con anterioridad llevaban a cabo trabajos bien pesados en el campo, en el huerto o cuidando de los animales.

 

mapa-tarroja

 

La mujer campesina además de la jornada en el campo, tenía que hacer las tareas de la casa, que en aquella época eran mucho más pesadas que en la actualidad y comportaban un nivel de complejidad mucho mayor en primer lugar debido sustancialmente a las pobres y humildes condiciones de las casas, y en segundo lugar por el hecho de que todo se hacía en casa desde el jabón, pasando por los alimentos de la despensa, del huerto, el pan, etc.

 

La mujer sacaba partido de los productos que cultivaba en el huerto de su casa. La dieta de la época se caracterizaba por un alto consumo de legumbres y productos de producción propia, mientras que la carne era escasa. Toda una serie de tareas como cocinar, hacer la colada, amasar pan, cuidar los animales domésticos, hacer conservas de los productos de la huerta y embutidos o longanizas con la carne del cerdo muestran cómo la mujer campesina disponía de unos conocimientos profundizados de tareas que podríamos calificar de artesanales.

 

Humedales de Granollers de Segarra

En la pequeña población de Granollers de Segarra encontramos els aiguamolls (humedales), llamados cañaverales, o pantanales por la gente del país. Antiguamente se explotaban como huerta y la gente de los alrededores iba a proveerse de agua. A su alrededor el hombre ha ido construyendo pozos y balsas para optimizar el uso del agua. Es por este motivo que debemos ir con mucho cuidado por donde ponemos los pies cuando los visitamos.

 

post-granollers-de-segarra

 

Sus características como humedales son excelentes, mantienen el nivel hídrico casi superficial durante todo el año y recoge las aguas del llamado hoyo de Palou. Los humedales tienen, aproximadamente, unas 20ha de superficie.

 

La utilización de este espacio bien adecuado para aves migratorias es un hecho evidente.