Coolture Magazine

Cómo romper con la adicción a la comida basura

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página
Adicto a la comida basura. Credit: Yutaka Seki

Adicto a la comida basura. Credit: Yutaka Seki

¿Qué hace que “algo que te gusta” pase a ser una adicción? Cuando sabes que algo es destructivo para ti y a pesar de ello lo sigues comiendo, debes saber que este alimento ha dejado de ser algo que te gusta para convertirse en tu peor pesadilla: tu adicción.

 

Estudios han revelado que los perjuicios de la comida basura ya se han igualado a aquellos de las drogas. Sentimientos negativos como estrés, aburrimiento o ansiedad han sido vinculados a la comida pues el cerebro asocia el comer con el placer como forma de deshacerse de emociones tóxicas.

 

Sin embargo, aunque quizá en el momento en el que comemos sentimos satisfacción, a la larga sentimos culpa, sobre todo cuando nuestro cuerpo nos informa que algo va mal a través de irregularidades como la diabetes, obesidad o problemas cardiacos. Y es que la enfermedad no es otra cosa que tu cuerpo comunicándote que debes cambiar algo. ¿Pero cómo hacerlo? Aquí te dejamos unos pasos a seguir:

 

1. Limpia tu casa de comida basura: Este hábito comienza con el supermercado: superar la tentación de comprar comida basura te hará evitar tener al enemigo en casa. Si compartes casa con otras personas es recomendable que les informes del cambio de alimentación que has empezado para que no mantengan a tu alcance aquello que quieres evitar comer.

 

2. Supera la falta de tiempo: El no disponer de tiempo suficiente para cocinar no es algo válido como excusa. Puedes cocinar una vez y preparar comida suficiente como para comer al día siguiente. O si realmente el tiempo escasea en tu vida y sueles pedir comida a domicilio tienes opciones como Deliveroo, donde encuentras ensaladas, hummus y otras exquisiteces sin calorías.

 

3. Sé consciente: No puedes romper con un hábito sin ser consciente de este. Por tanto, es hora de dejar de justificar lo que acontece en tu vida y tomar responsabilidad de ello. El momento no es “Cuando…”, el momento es ahora. Pero para derrotar un hábito, en primer lugar, debemos observar qué nos hace apegarnos a este, ¿La soledad? ¿El aburrimiento? ¿La depresión? El ser consciente de la raíz del problema ayuda a acabar con este como permite acabar no con los síntomas sino con la causa.

 

4. Ataja el origen: Si la causa de tu mal hábito alimenticio es el aburrimiento, la depresión o la soledad intenta retomar hobbies que te ayuden a combatir estas emociones negativas. Haz ejercicio, medita, regálate un masaje, sal a dar un paseo, respira.

 

5. Celebra tus logros: No olvides siempre reconocer cuánto has mejorado desde que ya no tomas esa tableta de chocolate de la que tanto dependías. Tampoco te olvides de estar orgulloso por cocinar ese arroz con verduras que tan bien te sienta. En definitiva, concéntrate en los progresos: te ayudarán a olvidar lo difícil que es salir de los malos hábitos y te acercarán a seguir adoptando nuevos hábitos saludables.

 

Almuerzo verde. Credit: Marco Verch

Almuerzo verde. Credit: Marco Verch

 

En definitiva, las adicciones ya no se limitan a la alcohólica, drogas o el juego. La comida se ha vuelto la adicción del siglo XXI. No existen reglas absolutas para terminar con ella, pero lo que es indudable es que se requiere de tres ingredientes principales: intención, conciencia y positividad.