No hay productos en el carrito
Description

joanasantamans

Esta semana entrevistamos a la ilustradora Joana Santamans.

Positiva y emprendedora, entiende la vida a través del arte. Su formación en diseño gráfico en la Escuela Eina y el posterior postgrado en ilustración Creativa le ha llevado a dedicarse plenamente a la pintura e ilustración. Consolidada su carrera en su ciudad, Barcelona, después de haber vivido en Londres y Nueva York, en la actualidad está centrada en proyectar sus obras a nivel internacional. Malaga, Valencia, Oporto, San Francisco, son ciudades donde ya ha podido exponer.

Su obra está en constante evolución, pero la naturaleza y una mirada propia es una constante en ella. Pinta sobre soportes muy diversos, destacando la madera y sus murales en paredes.

Sus ilustraciones se ha publicado en diarios y revistas como Lamono, Diari Ara, Timeout y recientemente la hemos podido ver en El Bestiari Il.lustrat del canal 33TV. Cuando sus proyectos se lo permiten, imparte workshops puntuales de ilustración y pintura mural.

El mural del Hotel MurMuri o el de las paredes del estudio de publicidad Carlitos y Patricia son un ejemplo de sus últimas intervenciones artísticas en la ciudad condal.

Por Aleix Aguilera

Para empezar, ¿Quién es Joana Santamans? ¿Cómo te definirías?

A mi no me gusta nada definirme, ya que me estoy re-definiendo cada día. Mi obra está en constante evolución igual que mi persona, y de hecho, me gusta que sea así, no doy nada por acabado! y pienso que, en todo caso, tiene que ser el observador quien debe definirme según su mirada.

Me siento cómoda como artista, ilustradora y diseñadora, pero no me gusta encajonarme en una cosa. Lo que sí puedo decir es que busco ocupar mi vida dedicándome a lo que mas me gusta, para mi trabajar es como un juego, un juego, en cuanto a divertirse y experimentar. Pra mí mi profesión es una forma de vivir la vida. Yo soy de las que piensan que no hay el trabajo por un lado y la vida por el otro, sino que todo va junto.

Auque es cierto que, como vengo del diseño, me siento más cómoda con la etiqueta de ilustradora que la de artista, ya que creo que la etiqueta de artista te la tiene que poner alguien, si te la pones tú mismo queda un poco pedante aunque sea una profesión.

¿Cómo surgió la pasión por la pintura y la ilustración?

Yo creo que la pasión siempre ha estado allí, ha sido una forma de expresarme, liberarme y de pasármelo bien. De pequeña siempre me ha gustado dibujar y pintar, aunque no sólo dibujo y pinto, también me encanta experimentar con otras disciplinas, colaborar y trabajar en equipo. De pequeña, en casa ya me cultivaron mucho ese espíritu lúdico de la niña interior que tengo y que me gusta mantener viva.

A pesar de ser una apasionada por el arte, decidiste estudiar diseño en Eina. ¿Por qué no te decantaste por bellas artes?

Primero porque no quería pasar hambre. Quizás ahora la figura del ilustrador está más valorada, antes había los grandes artistas y los que se morían de hambre, y ahora hay muchos artistas como yo, que a pesar de que no estamos en grandes galerías y nuestras obras no valen una fortuna estamos entrando en el mundo del arte. Cada vez hay menos fronteras en el arte, ahora todo está más interconectado.

Segundo, porque cuando fui a visitar la universidad de bellas artes me pareció poco profesional, en el sentido de que no tuve la impresión que de verdad te prepararan para tener una profesión y yo creía que necesitaba tener una profesión y mi familia me ayudó, así que considero que tuve mucha suerte. Y la verdad es que estoy contenta porque me ha abierto muchas puertas y me ha dado la seguridad de tener una profesión en la que me he ido dedicando a medida que he ido incorporando el arte en mi trabajo.

¿Cuándo decidiste dedicarte totalmente al arte?

No hay un punto concreto, todo ha ido surgiendo. Cada vez me apetecía más pintar y he encontrado ese espacio que abandoné en el instituto y en la universidad. Después de volver de Londres, me empecé a tomar las cosas distintas, estudié el postgrado de Ilustración Creativa en Eina y ya decidí incluir el arte en mi día a día.

Yo era diseñadora freelance pero cada vez entraba más en juego la ilustración, la pintura, aprendí a hacer murales con amigos que pintaban y hace casi un año que me dedicó al arte la mayor parte del tiempo. Aun mantengo algún cliente de diseño gráfico, pero actualmente podría decir que me vivo plenamente de la il.lustración y la pintura.

Fuiste a vivir a Londres, ¿Cómo fue la experiencia? ¿Cómo han afectado esas vivencias en tu carrera?

A Londres me fui para romper con todo, a pesar de que me encanta el diseño gráfico no me llenaba. El hecho de trabajar todo el día delante del ordenador, en una agencia… no me gustaba por lo que me fui a Londres abierta a todo y sin ninguna expectativa, simplemente quería aprender el idioma, pasármelo bien y ganarme la vida.

Decidí irme de un mes para otro, con pocos ahorros, así que me puse a trabajar en una cafetería. Vivía delante del British Museum, me encantaba ir a la Tate Modern… allí absorbí muchas cosas. Me encanta el diseño de allí, todo tiene una función, un porqué. Allí me cargué las pilas de seguridad personal. Recuerdo Londres como un cambio en mi vida, allí cambié mi actitud y mi mirada hacia las cosas.

Después de todas esas experiencias, cuando volviste a Barcelona ¿la ciudad se te quedó pequeña?

Barcelona tiene una buena imagen, hay mucha creatividad y mucho talento pero no se valora. Bueno sí que se valora, pero no se paga! Puede ser porque el nivel adquisitivo no es el mismo que en otros lugares de Europa o EEUU, no hay costumbre de adquirir arte por parte de la clase media, solamente para las grandes fortunas que buscan invertir. Creo que todo esto irá cambiando, pero de momento, por si a caso, mi intención es irme proyectando hacía fuera.

Lo bueno que tenemos aquí es que todo es más próximo, tienes las puertas más abiertas, la gente te conoce más pero la realidad es que cuesta mucho vivir del arte.

Tu obra se basa principalmente en la naturaleza, animales y niños. ¿Qué buscas transmitir?

El artista en su obra, lo único que puede aportar es su filtro de cómo ve el mundo. Me gusta esa visión virgen de las cosas, una visión más limpia, menos manipulada y también me gusta transmitir positivismo. Creo que es muy fácil transmitir el drama o la pena, y me gusta dar esperanza, sobretodo ahora. Sinceramente es mi visión de ver el mundo, y aunque dibuje animales intento transmitir mi esperanza en el ser humano.

De todos los animales que dibujas, ¿con cual te sientes más identificado?

Con el ciervo, es mi animal protector que me da serenidad.

A la hora de iniciar una obra, cuando te pones delante del soporte ¿tienes una idea de lo que quieres hacer o te dejas llevar?

Normalmente intento no tener ideas preestablecidas, intento esperar que venga una sensación y que esa sensación fluya. Intento que no sea tanto de mente, sino más de corazón. Para mí son muy importantes el tacto, el soporte, los colores, la emoción que te viene… a partir de allí busco la idea y busco referentes, fotografías de animales, contextos, emociones, etc. Es un poco una búsqueda.

De los artistas actuales, ¿Cuáles te parecen más interesantes?

Me inspiran mucho Jaume Plensa, Miquel Barceló y Perejaume, también me anima mucho ver jóvenes ilustradores que yo admiro como Guim Tió, COnrad Rosset y Paula Bonet les va tan bien.

Durante estos años como artista, ¿cuáles han sido los momentos más difíciles?

Para mí, hay dos tipos de momentos difíciles. El primero es cuando te vienen todos los encargos a la vez y sólo tienes dos manos y tienes que cogerlo todo porque todo te parece interesante y las cosas hay que pillarlas al vuelo. Entonces es cuando tienes que intentar encontrar la calma en esta locura de timmings.

Y el segundo es cuando hay un desierto de encargos y no tienes nada y te preguntas de qué voy a vivir al mes siguiente. Por ejemplo, cuando hace dos años decidí hacer un giro y no tomar los encargos de diseño gráfico porque no me podía dedicar a full time a la pintura y entonces no podía dar lo mejor de mi; en esa transición, cuando la gente no me conocía mucho como ilustradora sí que fue más difícil. Pero te acostumbras a vivir así, a arriesgarte día a día y a vivir con lo mínimo.

¿Y cuales han sido los mejores momentos de tu carrera?

Para mi todo los momentos son buenos, incluso los fracasos te sirven para progresar.

Aún así podría destacar muy buenos momentos como por ejemplo salir en El Bestiari Il·lustrat, que Bibiana Ballbé me entrevistase y saliera en el periódico Ara y en Catalunya Radio, poder ilustrar la música de Ferran Palau o trabajar en conjunto con Lyona o Paula Bonet. A mi me encanta colaborar con otros creativos.

Por ejemplo este verano trabajamos en conjunto con Physalia Studio que hicieron un vídeo stop motion mientras yo pintaba un gran mural en Blanco Studio.

Antes has dicho que cuando empiezas una obra no tienes una idea preestablecida, ¿Cómo lo llevas cuando es el encargo de un cliente?

Si te cuento un secreto, siempre intento llevármelo todo a mi terreno porque sino ya no me dedicaría a esto, me hubiera quedado con el diseño gráfico. Si me marcan mucho ya no me apetece hacerlo. Normalmente ya confían en mí y en las cosas que hago, lo divertido del arte y la ilustración es que tienes mucha más libertad que un diseñador. Un diseñador gráfico tiene que adaptarse a una necesidad más directa, pero creo que estoy marcando un perfil propio que es lo que los clientes vienen a buscar.

¿Qué les dirías a los nuevos talentos que tienen miedo de lanzarse a la piscina?

Yo les diría que si lo tienen muy claro y la fuerza para hacerlo que lo hagan, y cuanto antes mejor. Que la fuerza les acompañe porque tienes que tenerlo muy claro. Si buscas comodidades económicas, facilidades y seguridad no te dediques al mundo del arte. Ahora, si es lo que más te gusta en este mundo tienes que hacerlo porque sino siempre tendrás esa espina clavada.

Todo el mundo tiene que perseguir sus sueños, y en grande.

Para finalizar, ¿qué nuevos proyectos puedes explicarnos?

Ahora estoy haciendo un mural de 30 metros ilustrados en directo para Fredigoni en Bruselas, estoy preparando unos murales para Wallery, un workshop que daré en San Francisco, también estoy moviendo hilos para una exposición en París, y ahora estoy haciendo un proyecto con la fotógrafa Noemí Elías. También tengo entre manos un cuento ilustrado para pequeños y grandes, proyecto que me hace especial ilusión porqué lo hago conjuntamente con la periodista y escritora Sònia Carmona (Nina de Lua).

¡Ahora es el turno de nuestros lectores!

Rosa: ¿Cómo te ves de aquí a veinte años?

Pues espero que viva, porque no hay ninguna seguridad. (Risas). Pero prefiero vivir el presente, y sinceramente no me quiero ver de ninguna forma, me quiero dejar sorprender. Pero sí que me gustaría verme dedicándome a lo que me dedico ahora, tranquila y feliz.

Raúl: Se te compara mucho con Paula Bonet, ¿Cómo lo llevas?

Pues lo llevo bien, creo que sí que hay algo de lo que comunicamos que debe ser similar y por eso nos encontramos mutuamente e hicimos un proyecto en común. Pero si te fijas el mensaje es bastante distinto, el contenido es distinto y el trazo es casi contrario.

Además como hemos estado un año colaborando juntas y las dos somos personas dinámicas, emprendedoras, alegres, pues también por eso se debe reflectar en nuestra obra de alguna forma.

Cristina: La madera es una de las plataformas más utilizadas en tu obra, pero también los objetos encontrados, ¿cómo surgió la idea de pintar sobre objetos de la calle?

Pues jugando a encontrar objetos en la calle, encontrado soportes interesantes, y porque a mi siempre me ha gustado el mundo del street art. Pero como cuando empiezas es difícil encontrar sitios, y entre los nervios de no tener técnica y todo, pues casi que es mejor coger un plafón y pintar allí. Salió como un soporte de pruebas y luego ya vi que me encantaba que los soportes tuvieran formas, que las maderas tuvieran vida, que las aguas de la madera me transportaban a esa naturaleza que es una de mis constantes y cada vez vas buscando distintos objetos.

 

Imagen de perfil

Aleix Aguilera

Actualmente director de Coolture Magazine. Cuando sea mayor quiero ser rockstar, ilustrador, poeta y Alcalde de Barcelona. Libertad y cultura.

Artículos relacionados

Rosa Ana Madrid Romero | BODEGA BOUTIQUE MADRID ROMERO

Carlos Rey | Anadigna

Elva García Amigo | Aníbal de Otero

Artistas suecos crean dos ediciones especiales de las mochilas Kånken

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies