Aleix Aguilera

MJN | Un dispositivo wearable para las personas que sufren epilepsia

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página
© Raúl Mellado

© Raúl Mellado

 

MJN es una startup que ha diseñado un dispositivo wearable no invasivo y discreto capaz de predecir con antelación una crisis epiléptica. “El proyecto nació porque David tiene una hija que sufre epilepsia desde hace 13 años. Su hija tiene un tipo de epilepsia que no se puede controlar con fármacos y que tampoco tiene cura, así que lo único que podemos hacer es mejorar su calidad de vida. Con esta idea nació el dispositivo” nos explica Salva Gutiérrez.

 

Actualmente hay un gran número de personas que viven con epilepsia, y el principal problema es que viven en un estado permanente de incertidumbre ya que no saben cuándo podrán tener una crisis y si esta les podrá provocar algún accidente. Una de las consecuencias de esta incertidumbre es la de dejar de hacer actividades y gracias al dispositivo de MJN podrán vivir con más calidad de vida.

 

© Raúl Mellado

© Raúl Mellado

© Raúl Mellado

© Raúl Mellado

© Raúl Mellado

© Raúl Mellado

 

Según los estudios más del 1,8% vive con epilepsia en España, 3,8% en Estados Unidos y en Europa entre un 2-4%. La epilepsia ha estado escondida, nadie quiere decirlo. Cada vez que se hace un estudio, aparece más gente con epilepsia. El problema de los doctores es que no siempre pueden controlar la enfermedad, a veces hay casos más complicados, y cuesta mucho tener datos objetivos. Lo que están haciendo MJN es justamente esto, cuantificar la epilepsia y ofrecer unos informes donde aparezcan el número de crisis, intensidad, frecuencia y duración, porque hasta ahora solo son opiniones del paciente.

 

El dispositivo es no invasivo, es parecido a un audífono y este aparato hace un electroencefalograma de la persona. Estas señales se envían a un app y con algoritmos de inteligencia de artificial y a través de diferentes patrones se puede predecir una crisis con un minuto de antelación. La app una vez que detecta la alarma se puede programar para que avise a la persona, envíe una señal de geolocalización o que llame a un familiar. Aunque ha nacido en el campo de la epilepsia, el dispositivo puede encontrar soluciones que mejoren la calidad de vida de personas que sufren enfermedades como bipolaridad, esquizofrenia, estrés o trastornos del sueño.

 

MJN Neuroserveis participaron en la última edición de 4YFN y David Blánquez valora muy positivamente el congreso: “Tuvimos un stand y nuestra idea era hacer publicidad del dispositivo, la experiencia fue muy buena porque obtuvimos muchos contactos y pudimos establecer relaciones con empresas”.

 

Con sede en Blanes, la startup fue seleccionada por Ship2b para participar en su programa de aceleración y actualmente trabajan con diferentes hospitales de Barcelona para los ensayos clínicos. El hecho de estar en Barcelona ha facilitado que puedan sacar adelante el proyecto, ya que como valora Salva Gutiérrez “Barcelona tiene un ecosistema muy potente de ayudas y colaboraciones para que las startups puedan desarrollar sus proyectos. Barcelona se ha dado cuenta de que las nuevas tecnologías son una herramienta de futuro para la ciudadanía. Especialmente en temas de salud están habiendo proyectos muy potentes y esto hace que juntos sumemos.”

 

© Raúl Mellado

© Raúl Mellado

 

El dispositivo de MJN sigue con el camino iniciado con la revolución tecnológica en el ámbito de la sanidad. A partir de wearables podremos obtener más control de nuestra salud y que todo esté más conectado. Gracias a estos dispositivos obtendremos más información sobre nuestro propio cuerpo. Hasta ahora la parte clínica tenía todo el poder y esto está evolucionando donde la persona cada vez tenga más información y control de su propio cuerpo.

 

Preguntados por el futuro del dispositivo, David y Salva avanzan que su objetivo final es añadir más funcionalidades al dispositivo para así abarcar más enfermedades y funcionalidades para poder dar más facilidades al paciente. Recoger la cantidad máxima de información tanto para pacientes como para personal médico.